Té de Manzanilla

Té de Manzanilla

miércoles, 10 de abril de 2013

Historia

Manzanilla (Matricaria recutita, ing. chamomile). Planta conocida por el hombre desde la antigüedad, pues ciertas evidencias confirman que civilizaciones como la egipcia, griega y romana le daban usos como planta medicinal para enfermedades del hígado y dolores intestinales. La manzanilla es una especie de origen europeo conocida dentro de las plantas aromáticas como Matricaria chamomilla o como Recutita chamomilla. Recientemente se ha determinado que su verdadero nombre científico es Matricaria recutita. 

Se halla difundida en forma natural o cultivada en países como Hungría, Bulgaria, Yugoslavia, Rumania, Alemania, España, Italia y Australia. También en la parte occidental de Asia y el norte de África (Egipto y Marruecos). En América se cultiva en Argentina, Estados Unidos y Venezuela. Especie natural de la región de Eurasia que se cultiva desde la antigüedad y se ha extendido por todo el y subtropical es mundo en zonas tropicales. 

Difundida como pocas especies vegetales, la manzanilla ha dispersado sus pequeñas flores por todas las latitudes del planeta, difusión que la convierte en una de las plantas más populares y de más variado uso en la tradición de diferentes naciones, las que han encontrado en la insignificante hierba silvestre una extensa gama de aplicaciones contra las más variadas afecciones, de ahí que resulte raro el hogar en el que no sean apreciadas sus bondades.


Los atributos invisibles de la manzanilla fueron reconocidos hace miles de años. Cuentan que los sacerdotes del antiguo Egipto la consagraron a Ra, representación del sol y máxima deidad en la tierra de los faraones, en muestra de gratitud. 

Los griegos la denominaron "pequeña miel" y los romanos la emplearon como bálsamo contra afecciones ginecológicas, uso de las que toma su nombre de Matricaria chammomilla con el que la bautizara el naturalista sueco Karl Linneo. 

Distinguida en la heráldica de la familia de las Astereaceae, el linaje de la manzanilla ha llegado hasta nuestros días con muchos y variados usos industriales y domésticos, aunque el más conocido sea como infusión, modalidad capaz de figurar en la preferencia de muchos amantes de la naturaleza que la anteponen al té y al café.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada